Playa "Peña Blanca"

 Todos los caminos te llevan al mar, a la desértica playa de Peña Blanca, un tesoro aislado de Manzanillo. Tan virgen, que en algunas temporadas del año tiene que cerrar para que las tortugas lleguen a desovar en paz.

El lugar debe su nombre a un peñón blanco, que en realidad fue cubierto por el guano de los pájaros que rondan esta zona del país y se ha convertido en un atractivo lugar para hacer una pausa, relajarse y descansar antes de regresar al punto de partida de los recorridos. Hasta acá llegan, también, las excursiones tipo safari en camionetas todo terreno o jeep, en una clara muestra de que todos los extremos se tocan.

 Ubicación